COMUNICADO DESVINCULACIÓN CON ESCUELAS DE ROCK

Equipo Sindicato Rock

Cuatro años han transcurrido desde que comenzamos a idear un festival que tuviese sentido de pertenencia en los músicos y sobre todo en la comunidad. Ideamos durante un proceso formativo con Escuelas de Rock (ER) entre todos los alumnos un nombre, algo identitario que nos motivase a trabajar año a año a la par con dicha institución. Dicho festival es el ” Canto a la Chillaneja”, el cual busca ser una instancia de crecimiento y desarrollo para y con las y los músicos locales “apoyado” por un programa del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA).

ER tuvo, suponemos, la intención de fortalecer un trabajo con las asociaciones territoriales en cada una de las ciudades en las que justifican su “Red de Festivales Nacionales”, pregonando la autonomía de estas organizaciones de músicos.
Esa perspectiva de trabajo asociativo se mantuvo relativamente durante los dos primeros años. Sin embargo, hay varias irregularidades que estancan el crecimiento del festival y que hoy creemos necesario denunciar pues frenan que el evento pueda tener el renombre que las mismas ER intentan proponer, crecimiento mermado debido a la postura dictatorial que ER posee, relegándonos a un segundo plano sin voz ni voto o haciendo caso omiso en cualquiera de nuestras apreciaciones que vayan en mejoras del que creemos NUESTRO Festival.

  • Elije arbitrariamente las bandas de su conveniencia para participar en el festival, pasando a llevar nuestra selección de bandas
  • No respeta nuestra propuesta de intercambio musical con CIMA (colectivo independiente de músicos de antofagasta)
    Poca transparencia en la información de dineros a disposición del festival, pasando por alto la Ley N° 20.285 de transparencia.
  • Nepotismo.
  • Dobles sueldos (pagos por programa [ER] y pago por festival),
  • Inoperancia (en difusión)

Actitudes totalitarias al exponer que la Red de festivales les pertenece, pero según nuestra postura, le pertenece a la comunidad musical local, ya que somos nosotros los que mantenemos un trabajo anual por sacar a flote nuestro festival.

Dichas disposiciones vienen desde el Consejo Regional de la Cultura y las Artes y funcionarios de Escuelas de Rock y Música Popular.

¿Qué sentido tiene un proceso formativo de x, y y z materia si las misma institución que la imparte, no cumple con los mismos principios que han intentado promover?
El “Respeto por el trabajo del músico”, se ve opacado por pagos mínimos, sin seguros ni garantías para ejecutar su labor. ¿De qué sirven “Procesos Formativos”, si en sus mismos festivales, no dan oportunidad de demostrar el conocimiento adquirido, trayendo equipo de trabajo afuerino?
¿Cuál es la idea de exponer en lo mediático un “trabajo asociativo y territorial”, si no toman en cuenta a las organizaciones locales, pasando a llevar los principios de Participación y Territorialidad estipulados en la Política Nacional del Campo de la música del período 2017-2022?

Por estas irregularidades presentadas durante los 4 años del festival que hemos querido proteger, posicionar, sentir nuestro y de nuestra comunidad ñublensina, es que nos vemos obligados a desligamos de manera absoluta del trabajo “asociativo” con el programa de gobierno Escuelas de Rock y Música Popular perteneciente al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Hacemos también un llamado fraterno a las demás organizaciones de músicos a nivel nacional, que se encuentran en labores con ER, a que DENUNCIEN las malas prácticas que han experimentado, ya que, si no nos organizamos, ni hacemos valer nuestra voz, sobre todo en contra instituciones que vienen a cuartar el crecimiento y posicionamiento de la y el músico como TRABAJADOR, la labor del músico siempre se verá menoscabada por hechos como estos.

Además DESACREDITAMOS tajantemente el uso del nombre del festival, ya que es una creación que nace entre socios y socias del Sindicato de Rock, y no por trabajadores de ER.

Esperando la comprensión de la comunidad y de nuestras organizaciones hermanas, que como nosotros buscan reivindicar el rol del artista y el músico.
Nos despedimos.

Equipo Sindicato de Rock.